Un día de pánico, borré mi disco duro.

WINMACLIN

Bueno, ustedes saben que cada cosa que se hace en la vida se paga ya sea de buena o mala manera, hoy la gran hazaña fue instalar Mac OS X en un PC. ¿Divertido? Claro que no. ¿Riesgo? Mucho.

Empecé mal, tenía una partición con Ubuntu, inserté el disco de instalación de Windows XP, y en modo a MS-DOS recuperé el Master Boot Record (MBR de aquí en adelante) con los comandos FIXMBR y FIXBOOT. Eso funcionó y me sentí bien, después desde Windows accedí a discos lógicos y borré la partición de Ubuntu, solo la borré no le di formato. Con eso se suponía, según yo, el inicio de una instalación en una partición de mi disco duro.

Inserté el disco de instalación con la versión 10.4.6 e inicié la instalación cosa que creí favorable. En uno de los pasos me pidió la partición en la que instalar Mac pero… no apareció nada así que accedí a la utilidad de particiones del disco (en Mac obviamente), le puse crear partición y ¡PAMPLINAS!, un grave error, reinicié la PC y apareció un error de disco, inserté el disco de instalación de Windows y noté que la partición de Windows había desaparecido y también la partición de mis archivos personales, por lo tanto, adiós a esos datos.

Instalé Windows otra vez y tuve que reparar (de nueva cuenta) el MBR. Ahí mientras iniciaba por primera vez, un amigo me pidió “un serial Key” de un programa que no tenia, a lo que buscando en internet me salió un virus un poco normal ya que no tenía antivirus y estaba en páginas que la verdad se veía venir. La instalación del virus fue intencional ya que… no tenia nada de archivos (ya había perdido todo), quería instalar Mac y me dio la curiosidad de haber que hacia el virus.

Ya que vi, que no estaba el “Key” después del virus, decidí instalar Mac con todo el disco duro, al fin, se pudo, pero viene lo genial, me pidió que actualizara a la versión 10.4.10 (¡.10 en un MAC! Increíble) y no encendió mas la PC, al fin instalé de nuevo Windows, Ubuntu está pendiente por no encontrar los CD’s de instalación.

Moraleja:

  • Espera una versión compatible de Mac con la placa Intel y con todos los drivers, actualmente no son 100% compatibles.
  • Si no quieres esperar, cómprate una Mac.
  • Si te “avientas” a instalarlo en una partición, crea antes una FAT con 10 a 15 GB (o más si quieres).
  • Siempre ten a la mano un disco de recuperación de Windows de la versión que tengas y si prefieres Linux (cualquier distribución) pues un disco de recuperación en fin.
  • Nunca uses software pirata, ya que de donde vienen los seriales o keys nos son fuentes confiables.
  • Siempre ten a la mano tu antivirusJ.

Cuídense, mientras seguiré viendo el partido de México contra Guadalupe (La Lupe).

Autor: Miguel González López

Software Engineer @ Rocket Lawyer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *